Un día en la laguna

La propuesta es exigente y reclama buen estado físico. Por supuesto, está la opción de elegir dos o tres lugares de este recorrido y disfrutar con tranquilidad del ambiente relajado de los alrededores de la lagoa Rodrigo de Freitas, un zona llena de naturaleza y buenas opciones gastronómicas.

La propuesta sugerida es exigente y reclama muy buen estado físico. Por supuesto, está la opción de elegir dos o tres lugares de este recorrido y disfrutar con tranquilidad del ambiente relajado de los alrededores de la lagoa Rodrigo de Freitas, un zona llena de naturaleza y buenas opciones gastronómicas.

 Recorrido: 9,0 kilómetros.

Un dia en la laguna

9:00 | Desayuno en Parque Lage. El propio Parque Lage (1) es una excelente opción para pasar una tarde completa, pero en este recorrido vamos a dedicarnos al infaltable café da manhã. En el bar de la casona colonial sirven un desayuno óptimo en un ambiente recogedor, con el Cristo Redentor asomado por encima de la piscina, junto a la que se ubican las mesas.

10:00 | Paseo por el Jardín Botánico. Una caminata por la rua Jardim Botânico nos lleva directo al oasis verde del Jardim Botânico (2), un lugar inigualable entre miles de especies vegetales, el canto de los pájaros y hasta un divertido grupo de monos que suele aparecer en busca de comida.

13:00 | Almuerzo. Una opción es comer liviano en el delicioso bar del Botánico, pero la vista del Bistrô da Ponte (3) es inmejorable. En la terraza del edificio de rua General Garzon 22 sirven excelentes almuerzo con una panorámica del Jardim Botânico.

14:30 | Caminata junto a la laguna. Es una buena idea reservar el café para uno de los quiosques de la zona de Parque dos Patins (4). El entorno de la laguna Rodrigo de Freitas es encantador e incluye decks de madera asomados a la laguna, juegos para los más pequeños, rampas de skate y canchas de tenis. También se pueden alquilar bicicletas para dar la vuelta a la lagoa por la ciclovía donde los cariocas suelen salir a trotar.

15:30 | Una película en Cinépolis Lagoon. Si ya fue suficiente ejercicio por hoy, una buena opción es ver algún estreno en el charmoso centro de entretenimientos (5). Caso contrario, el recorrido continúa rumbo al este, bordeando Leblon e Ipanema. En la zona del Corte de Cantagalo (entre los morros Cantagalo y Cabritos) hay numerosas especies de aves, y poco antes, cruzando la avenida Epitácio Pessoa, se puede saciar la sed en el Bar da Lagoa, donde tienen un interesante menú de comida alemana .

16:00 | Más ejercicio. ¿Todavía quedan fuerzas? En uno de los muelles (6) se pueden alquilar los llamados pedalines, unos pequeños botes “disfrazados” como cisnes para internarse en la laguna. Otra opción es cruzar al Parque da Catacumba (7), donde hay varias estatuas al aire libre. Si la idea es subir por la trilha al Mirante da Sacopã (una caminata de unos treinta minutos hasta el mirador desde donde se ve toda la laguna Rodrigo de Freitas) conviene ir más temprano, ya que cuando cae la noche no es una zona demasiado recomendable. Cercano a la época de Navidad, unos 500 metros más adelante es el punto ideal para observar el monumental árbol flotante que se instala cada año en el centro de la laguna, con una iluminación estupenda.

19:30 | Obra do Berço. Una de las primeras construcciones de Óscar Niemeyer (8), en rua Cícero Góis Monteiro 19. Si bien no es de las obras más llamativas del internacionalmente reconocido arquitecto, tiene un gran valor histórico.

20:00 | Cena. Después de una jornada tan plena como agotadora, nada mejor que sentarse a reponer fuerzas con una buena comida. En rua Maria Angélica (9) hay muchas opciones gastronómicas, como la cocina asiática de Mr. Lam, las pizzas de Capricciosa y Braz, la comida portuguesa de Adega do Porto, el famoso Gula Gula, los platos internacionales de Frontera o los salgadinhos baratos al paso del lanchonete Pin Pin Sumos (donde las empleadas cantan a coro “obrigaaado, caaaixinha” cada vez que alguna recibe una propina).

Autor: Zamba

Apasionado de los viajes y todo lo que ello implica: aviones, aeropuertos, trenes, ómnibus, carreteras, terminales, tranvías, metros, estaciones, barcos, funiculares, calesas, bicicletas, bicitaxis, taxis, tuk-tuks, songthaews... Y mis dos piernas, que mientras funcionen me seguirán llevando por las calles de cualquier rincón del mundo que pueda imaginar.

4 comentarios en “Un día en la laguna”

  1. HERMOSO LUGAR EN RIO…..ES UN PASEO CON LUGARES LINDOS PARA TOMAR UN COCO HELADO O APRECIAR LOS PATOS EN LA LAGUNA….CERCA DE IPANEMA Y A PASOS DE LAS PLAYAS

  2. gracias por tus datos…quería saber: conoces algún lugar donde ir a cantar karaoke? digo, me encantaría cantar samba con un grupo y todo eso…. a ver si conoces algun bar o algo parecido. mil gracias pra voce XD

¿Comentarios? ¿Alguna consulta?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .